top of page
  • Writer's pictureBianca Amelí

Gracias por los NO...

Alguna vez les ha sucedido que desean algo con todo su corazón y simplemente no lo pueden obtener. No hablo de un millón de dólares o algo así que es muy poco probable, si no de cosas alcanzables de nuestro día a día que deseábamos y simplemente por una razón u otra no pudimos obtener. Creo que a todos nos ha sucedido en algún momento.



Platicaba con alguien hace tiempo y me comentaba que cuando era niña ella deseaba un hornito “Easy Bake”, nunca lo recibió y cada vez que lo ve en alguna tienda recuerda ese anhelo que no se cumplió. Lo bueno en este caso es que ahora de grande tiene el horno de la estufa donde puede hacer todos los pastelitos que desee.



Si cambiamos un poco de tema y hablamos de esos anhelos no cumplidos en las relaciones, creo que es posible que también todos tengamos una historia de amor no correspondido. Recordemos a ese alguien que nos gustaba y que anhelábamos poder entablar una relación con el o ella y por alguna razón u otra no se dio.


Por dar un ejemplo, conoces a alguien, te llama la atención, te gusta y empieza ese caminito incierto de hacerte ilusiones. Intentas no hacerlo, quieres mantener los pies en la tierra, pero como el anhelo de tener una relación es tan grande, posiblemente ves cosas ahí que no están. Te trata bien, te saluda y asumes que la cosa va por buen camino, solo para darte cuenta tiempo después que no era así. No había interés, su interés estaba en otro lugar o simplemente la persona solo quería una amistad.


No sé a ustedes, pero cuando me ha sucedido algo así me toma tiempo recuperarme. En ocasiones es difícil poder soltar a la persona, o la idea de tener una relación. Es aquí cuando llegamos a unas preguntas importantes. ¿Como logro soltar? ¿Como agradezco los NO?


Para soltar a una persona o una idea no hay una formula exacta, cada uno tenemos que vivir nuestro proceso, pero es posible que la respuesta a la segunda pregunta ayude con relación a la primera. A que me refiero. Considero que es posible que al pasar de los años lleguemos a un punto donde agradecemos que no se dio. El sentir alivio porque no tuvimos una relación o no nos casamos con cierta persona, porque ahora nos damos cuenta de que íbamos en caminos muy distintos.


Últimamente me he detenido a dar gracias por los NOS, en el momento si fue doloroso o difícil de entender, pero ahora solo hay gratitud.

Por lo tanto, mi enfoque hoy es animarlos a tomar un momento para agradecer esas negativas que han recibido a lo largo de los años. Tomarlas como un recordatorio del plan perfecto que Dios tiene para nuestras vidas y así cambiar la visión, seguir preparándonos para los SI que Dios tiene para nosotros. Estos pueden llegar a través de una relación o a través de otro propósito que El tenga para nuestras vidas.

18 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page